El gas doméstico tiene un compuesto que es altamente dañino al ser inhalado. Si bien es evidente que casi todas las intoxicaciones con este gas ocurren por accidente, es necesario saber que la exposición prolongada al gas doméstico puede tener consecuencias graves, incluso fatales, para la salud.



El administrar los primeros auxilios de inmediato puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte en el caso de una intoxicación, y lo primero que se debe hacer es llamar al número local de emergencia.



La victima puede presentar una serie de síntomas como mareos, dolores de cabeza y fatiga. Como no hay oxígeno en el gas natural, muchos de los primeros efectos que se sienten de respirar gas no vienen directamente de los componentes nocivos, sino de la falta de oxígeno en el cerebro y en el cuerpo en general.




A continuación, enlistamos algunas recomendaciones a seguir en caso de intoxicación por inhalar gas.





  • Pida ayuda médica profesional, de inmediato.
  • Abra puertas y ventanas del inmueble para permitir la entrada de aire fresco.
  • De ser necesario, coloque un trozo de tela mojada sobre su nariz y boca.
  • No encienda cerillos, encendedores ni cigarros. Tampoco use los apagadores de la luz, ni interruptores eléctricos
  • Después de alejar a las víctimas del peligro, vigile las vías respiratorias y el pulso. En caso de que vomite, despeje sus vías respiratorias.
  • Si es necesario y si tiene los conocimientos, comience a la respiración artificial y RCP.